Anticipo de Vendimia 2021 – Valle del Maule

La cosecha de 2021, cuya temporada de crecimiento partió en 2020, se inició con una excelente primavera. Y antes de eso, con un invierno que, aunque todavía deficitario en precipitaciones, fue mucho mejor que el año anterior. Ello permitió recuperar, en buena medida, las napas freáticas y acumular una abundante reserva de nieve. En Maipo, las precipitaciones subieron de 60 a 180 mm y en Casablanca de 95 a 290 mm, aunque los niveles históricos corresponden a 350 y 410 mm respectivamente.

Las temperaturas primaverales fueron normales, con gratos días soleados y sin olas de calor excesivo. Los valles costeros como Casablanca presentaron 8 heladas durante la temporada, siendo la mas importante la de inicios de octubre. Ella afectó principalmente a chardonnay y pinot noir, cuyos brotes ya alcanzaban los 5 a 10 cm. Ello se traducirá en una perdida aproximada de un 20 a 25% en estas variedades, aunque dependerá del sector y del tipo de control de heladas que se haya tenido. En el caso de Viña Morandé, calculamos una pérdida de aproximadamente un 10% dado a la efectividad de nuestros controles con aspersión de agua. Aunque las parras de sauvignon blanc brotan más tarde, también sufrieron una merma estimada en alrededor de un 10 a 15%.

La temporada prosiguió con el alza normal de temperaturas y pocos golpes de calor. A mediados del mes de enero la situación incluso se revirtió con la presencia de inusuales lluvias de verano. En algunos sectores del Valle Central estas precipitaciones alcanzaron entre 60 y 120 mm, especialmente en Colchagua y Curicó. En el Maipo las lluvias llegaron a más de 20 mm, y fueron mayores en los sectores precordilleranos. Paradójicamente, en la zona sur, es decir, en los valles de Maule e Itata, las precipitaciones fueron algo menores, resultando en un gran beneficio para los sectores de secano.

En zonas donde llovió más de 40 mm, los viñedos con altas cargas por hectárea y arraigados en suelos de poco drenaje han presentado dificultades debido a la proliferación de enfermedades fungosas. Desde entonces, el clima ha seguido muy nublado y con una clara disminución de las temperaturas máximas. Ello hace prever que será necesario extender la cosecha largamente en el tiempo para alcanzar una buena madurez en las uvas de calidad.

Si te interesa saber más, pregunta AQUÍ

Suscríbete a nuestras aventuras…

    Translate »