El Gran Viaje – Tirazis

Haciendo alusión a la ciudad Persa de Shiraz, en Elamita Tirazis, creamos nuestro primer vino en base a Syrah en el valle de Casablanca. Jugamos con la teoría del origen Persa de la uva, si bien los últimos hallazgos se decantan por un origen francés, en la zona norte del Ródano, donde actualmente crece, y produce quizás las mejores expresiones de la cepa. De origen Persa o fruto las conquistas de Julio Cesar y sus legiones romanas que remontaron los grandes ríos de Europa central, como el Ródano, lo sustantivo es que ha ido desarrollando exitosamente en orígenes muy diversos, destacando Australia y Chile, desde climas cálidos y secos a fríos y húmedos.

Cuando en 2010 sentíamos que Morandé debía continuar la búsqueda de nuevos vinos, fiel al espíritu pionero que nos ha señalado el rumbo desde la fundación de la viña, la elección fue casi lógica: un tinto de Costa. La línea Aventura lanzada en 1997 había sido un faro de innovación al mirar el patrimonio que tenemos en el país, y a inicios del siglo XXI veíamos una nueva oportunidad de continuar la saga. La elección fue un Syrah. Casablanca era el lugar lógico y las pendientes graníticas, ricas en cuarzo del cerro El Algarrobo, de nuestro campo Belén parecía la cuna ideal.

La cepa Syrah llegó a Chile en forma reciente, en 1993 y demostró inmediatamente todo el potencial que tiene para la producción de vinos de color intenso, y peculiar aroma y sabores, donde destacan aromas a Mora y notas definidas como “cárnicas” por su tendencia reductiva debido a su alto contenido polifenólico. Creemos que es más bien una nota especiada, como el sabor Umami el que se desarrolla en ciertas condiciones y aporta complejidad al vino, notoriamente en climas cálidos, donde fue inicialmente plantada o injertada.

La facilidad de viajar que tuvimos los enólogos a partir del 2000 nos proporcionó el conocer y apreciar su versión “fría”, más acorde el viento que empezaba a cambiar de los Shiraz más dulces y alcohólicos a vinos de mayor elegancia, menor dulzor y alcohol más bajo.

Con esa premisa se vinificaron las primeras uvas de Tirazis, con la colaboración de Sven Bruchfeld y el trabajo acucioso de nuestra enóloga Daniela Salinas.

Fuimos buscando el sentido de origen del cerro El Algarrobo, pasando año tras año desde los primeros Syrah más dulces, con notas a aceitunas tan típicos en los Syrah de costa de fines d ellos 90 a un vino más enfocado en la fruta roja, un carácter más austero y mayor tensión y agarre.

Pensando en tener una paleta más amplia de opciones a la hora de mezclar fue que se plantó en tres orientaciones distintas del cerro, usando la tradición del norte del Ródano, es decir en vaso o gobelet. Con 5.000 plantas por hectárea y pendientes del 15 a 20%, el trabajo es obligatoriamente manual.

Daniela Salinas busca a través de una maceración pre y post fermentativa muy larga, lograr una extracción pasiva, una difusión natural de los compuestos desde su delgada piel al mosto. Los huevos de cemento ayudan contribuyen a lograr este objetivo gracias a su lenta inercia térmica y forma superior angosta permite sumergir el sombrero de hollejos más profundamente en el vino, y facilitar el pisoneo.

La búsqueda es reflejar fielmente el carácter complejo y fresco de la uva, con una estructura casi pétrea, granítica, que nos recuerde su terruño en cada copa. Este es el desafío que emprendemos año a año con nuestro Tirazis, de las arenas de Persia al Granito de la costa chilena. Si que ha sido un gran viaje el de esta uva!!

Tags:

Si te interesa saber más, pregunta AQUÍ

Suscríbete a nuestras aventuras…

    Translate »