Espumantes: acerca del respeto y el conocimiento

Hace 15 años, Pablo Morandé convencido de la calidad de las uvas de Chardonnay y Pinot Noir de Casablanca, se impuso la meta de hacer el mejor espumante de Chile. Siguiendo la metodología tradicional de larga guarda con lías finas, esperando paciente la autolisis de las levaduras para luego de -al menos 24 meses y hasta 54 meses- realizar la segunda fermentación en botella y obteniendo no solo un delicioso vino, sino también bello, producto de sus finas y persistentes burbujas.

Al poco andar, quisimos también contribuir a la idea de abrir el abanico de opciones a la noble y rústica uva País, creando nuestro espumante K.O. también de método tradicional, en este caso con solo 6 meses de guarda en lías antes de su degüelle y salida al mercado. ¿La idea? Disfrutar un espumante más simple y directo, pero con los beneficios del método champenoise, que nos entrega un perlaje de burbujas más pequeño e integrado con el vino, a diferencia del método Charmat, muy válido, pero de brocha más gruesa.

Esta vendimia 2022, con las escasas lluvias del invierno pasado, hemos cosechado muy temprano las uvas para nuestros espumantes. Ya a fines de febrero hemos cortado Chardonnay y Pinot Noir con óptimo nivel de azúcar y elevada acidez, tan necesaria para producir un vino de larga guarda y sobre todo gran balance y fineza.

Esperamos seguir en la senda que nos lleva su enólogo Pablo Morandé, haciendo los mejores espumantes de alta gama de Chile y demostrando que el conocimiento, el respeto a los tiempos necesarios en cada etapa del proceso y también el origen de las uvas, son la clave para un gran vino, sobre todo para aquellos grandes espumantes de método tradicional.

Si te interesa saber más, pregunta AQUÍ

Suscríbete a nuestras aventuras…

    Translate »