Valle de Casablanca, el fecundo valle de vinos blancos y espumantes

Reconocido internacionalmente por ser uno de los terroirs más destacados de nuestro país, el valle de Casablanca está enclavado entre la cordillera de la Costa y el océano Pacífico, a unos 80 kms de Santiago, en la zona central de Chile. Su condición de “valle de clima frío” le ha dado un excelente reconocimiento que se traduce en condiciones idóneas para el cultivo de variedades tintas como el Pinot Noir y Syrah y de variedades blancas, como el Sauvignon Blanc y Chardonnay.

Con suelos de arcilla, pobres en materia orgánica y bastante permeabilidad y drenaje, y un clima costero con frescas brisas marinas y nieblas matinales tempranas, el valle de Casablanca fue descubierto hace 40 años, cuando el enólogo Pablo Morandé vio el increíble potencial de la zona y decidió plantar las primeras parras de Sauvignon Blanc. Desde ese entonces, el éxito y reconocimiento del valle solo ha ido en ascenso y hoy uno de los sectores más concurridos del país, donde se concentra fuertemente la producción vitivinícola.

Existe la creencia de que todos los vinos tintos son aptos para guarda y que todos los de cepas blancas no, sin embargo, esto no se puede aplicar como regla general. Hay ciertas cepas que tienen mayor capacidad de guarda como lo son el Cabernet Sauvignon, Carmenère y Syrah, en el caso de las variedades tintas, y el Chardonnay y Riesling en las blancas. No obstante, esto no significa que no se puedan guardar vinos de otras variedades, sino que, posiblemente, el tiempo de guarda deba ser menor ya que se recomienda consumirlos más jóvenes.

Lo ideal para guardar vinos es un lugar que tenga poca luz, como una bodega o ático, ya que los vinos suelen dañarse si es que están expuestos a luz constante en su lugar de almacenamiento. Además, es importante que la temperatura sea estable y fresca, idealmente entre los 11 y 14°C y que no haya oscilaciones térmicas bruscas.

A pesar de que el Sauvignon Blanc fue una de las primeras variedades en plantarse, hoy el valle de Casablanca es el mayor productor de Chardonnay en Chile. Y es que sus condiciones de clima y suelo la hacen el lugar ideal para esta cepa, logrando vinos con buena estructura, frescos y minerales.

Asimismo, el valle es un lugar ideal para cultivar otras variedades- tintas- como lo son Pinot Noir, Syrah y Malbec.

De esta zona es nuestro Gran Reserva Sauvignon Blanc y nuestro Gran Reserva Chardonnay, vinos que buscan reflejar lo mejor de cada uno de sus terroirs. Son vinos elegantes, estructurados, que reúnen cuidadosamente la interacción equilibrada de suelo, clima, variedad, que ofrece este valle y procesos enológicos propios de Viña Morandé.

Así también, nuestro connotado y premiado Blanc de Noir es también de la zona de Casablanca, un espumante método tradicional 100% Pinot Noir que se ha posicionado como el espumante tope de línea de nuestra viña. Blanc de Noir no solo simboliza la excelencia del portafolio de espumantes de la viña, sino que también, el establecimiento del valle de Casablanca como el lugar perfecto para lograr espumantes de calidad, marcados por la elegancia y la delicadeza.

Si te interesa saber más, pregunta AQUÍ

Suscríbete a nuestras aventuras…

    Translate »