Viña del Año 2022: El reconocimiento a una gran trayectoria


Tras 25 años de constante búsqueda de calidad e innovación, Viña Morandé cuenta con un sólido portafolio que la ha hecho merecedora del título “Viña del Año” por la reconocida publicación nacional Descorchados. Y es que sus experimentaciones en vinos, su trabajo explorando nuevas denominaciones de origen y diversos métodos de vinificación, son sin duda hitos sin precedentes en la industria nacional.

Cuando el destacado enólogo Pablo Morandé, decidió fundar la viña en 1996, tenía un objetivo muy claro: su enfoque estaría centrado en la innovación. Y es que, desde sus inicios, Viña Morandé ha sobresalido en la industria nacional por ser una viña distinta, sin tantas reglas y con una audacia admirable al momento de producir vinos.

No por nada, su fundador, fue el primero en apostar por el valle de Casablanca y plantar sus primeras parras ahí. Pablo Morandé vio un increíble potencial en este terroir y no se equivocó. Hoy es uno de los valles más reconocidos a nivel internacional por la gran calidad de sus vinos.

También, Viña Morandé fue una de las primeras viñas en rescatar terruños y técnicas ancestrales de vinificación. Su espíritu innovador y experimental la han llevado a probar, una y otra vez, con distintas denominaciones de origen y cepas, muchas de ellas no tradicionales, en la búsqueda de crear atractivas creaciones enológicas.

De hecho, Zekun Shuai la describió como la línea de vinos más impresionantes de viña Morandé, que son “ofertas fuera de lo común de enólogos más jóvenes elaborados con País, Cinsault, Garnacha, Marsanne, Roussanne, Viognier, Malbec, Petite Sirah y Petit Verdot”.

Uno de los grandes vinos rankeados fue Vigno 2019, que obtuvo sobresalientes 94 puntos, destacando en su nota de cata su nariz fresca y concentrada, llena de frutos rojos y negras, además de su boca extravagante, picante y extremadamente bebible.

Este mismo espíritu innovador y pionero ha hecho que Morandé cuente con campos ubicados en distintos valles del país, de norte a sur. Siendo sus últimos proyectos Ránquil en Itata y Traiguén en el valle del Malleco, los que dan uvas de gran calidad y han hecho posible la elaboración de vinos como Colinas de Ránquil y la línea Black Series, respectivamente.

Otro hito que merece ser mencionado es la creación de la línea llamada “Aventuras”, que nace con la idea de destacar la desconocida diversidad de terruños en Chile. Esta línea, que se creó casi al mismo tiempo de la viña, buscaba poner valor en las antiguas parras de los viñedos del Secano Interior de las regiones de Maule e Itata.

Actualmente, y desde hace más de 10 años, Ricardo Baettig, enólogo jefe y director técnico de Viña Morandé, junto al equipo enológico, retomaron el proyecto de Aventuras, dando vida al actual portafolio de vinos que consta de 10 etiquetas y que actualmente se conoce como Morandé Adventure.

Y eso no es todo, Morandé también ha sido pionero e innovador en la categoría de Late Harvest y Espumantes, con la elaboración, por ejemplo, de Golden Harvest, un vino de cosecha tardía que se produce solo cuando en Casablanca se generan las condiciones propicias que permiten cosechar uvas infectadas de botrytis noble. En cuanto a los espumantes, la viña cuenta con un portafolio de gran calidad y con una capacidad de mostrar una complejidad hasta entonces no vista en Chile.

Como se puede ver, la trayectoria de Viña Morandé está marcada de hitos y momentos que son clave en la historia de la viticultura nacional. Y es que su clara visión y enfoque, se ha impregnado en cada uno de sus vinos, convirtiéndola en una viña que refleja su pasión y compromiso con la industria viticultora.

Es así, como el premio de “Viña del Año” por Descorchados, viene a consolidar un camino que comenzó en 1996 y se ha mantenido constante durante 25 años, en donde Morandé ha demostrado con creces su esencia dinámica, aventurera y rupturista.

Si te interesa saber más, pregunta AQUÍ

Suscríbete a nuestras aventuras…

    Translate »