Viña Morandé: calidad, innovación y vanguardia

Su constante experimentación y audacia, le ha permitido a Viña Morandé dar vida vinos sin precedentes en la industria, provenientes de distintas denominaciones de origen y elaborados a través de diversos métodos de vinificación. Y es que Morandé presenta un portafolio reconocido por su espíritu innovador y gran calidad, que atrae consumidores curiosos en búsqueda de vinos singulares y excepcionales.

Fundada en 1996 por el destacado enólogo Pablo Morandé, Viña Morandé, desde sus inicios ha tenido un claro enfoque en la innovación: fue la primera en plantar parras en el valle de Casablanca, precursora en la plantación de campos de alta densidad, pionera en lanzar una línea llamada Aventuras enfocada en destacar la desconocida diversidad de terruños de Chile; y fue una de las primeras viñas en rescatar terruños y técnicas ancestrales de vinificación, por nombrar algunas.

Valle de Casablanca

Morandé fue de los primeros en creer en su potencial y plantar en el valle de Casablanca, abriendo la puerta a lo que es hoy, uno de los valles más reconocidos a nivel internacional por la calidad de sus vinos.

Presencia de Norte a Sur

Viña Morandé cuenta con campos ubicados en Casablanca, Maipo y Maule y diversos proyectos que se enmarcan en el mismo espíritu pionero de sus inicios, con vinos provenientes de los valles de Limarí, Colchagua Costa, Itata y Malleco. Entre ellos, el nuevo proyecto Ránquil, en Itata, resulta especialmente atractivo por la gran calidad de su terroir, dando uvas de una calidad sin precedentes en la industria chilena.

Viñedos de Alta Densidad

Esta técnica vitícola, desarrollada de manera pionera por Morandé, tiene por objeto crear una interacción virtuosa entre suelo, clima y variedad. Los viñedos de alta densidad permiten obtener 1 botella de vino por cada parra, y entrega racimos de uvas de mayor calidad y concentración, reduciendo las producciones a fin de lograr vinos distintivos que expresen, con buenas concentraciones, sus respectivas variedades.

Línea Aventuras

Uno de los grandes hitos de la viña en sus primeros años, fue la creación de una línea de vinos llamada “Aventuras” que nace de la idea de destacar la desconocida diversidad de terruños de Chile, así como poner valor en las antiguas parras de los viñedos del Secano Interior de las regiones de Maule e Itata. Pero también con el propósito de usar variedades de poco renombre, tradicionalmente cultivadas allí.

Rescate de variedades y técnicas ancestrales de vinificación

El espíritu innovador y experimental de Viña Morandé, transmitido tanto a los consumidores como a quienes han formado parte de los equipos de profesionales, también se ve reflejado en un buen número de atractivas creaciones enológicas. Estas han cubierto el amplio abanico que va desde vinos elaborados con uvas congeladas a vinos fortificados, incluyendo un muy notable destilado al estilo de la grappa italiana.

Así también, Ricardo Baettig, su enólogo jefe, apuesta constantemente por el uso de variedades de poco renombre, pero que han sido tradicionalmente cultivadas en los campos en donde Morandé tiene sus viñedos.

Late Harvest y Espumantes

Viña Morandé elabora el vino Golden Harvest, un verdadero cambio de paradigmas en su categoría: un extraordinario vino de cosecha tardía (al estilo de los vinos de Tokaj), que aún se sigue elaborando solo cuando en Casablanca se generan las condiciones propicias que permiten cosechar uvas infectadas de botrytis noble.

Lo mismo ocurre con el portafolio de espumantes, elaborando un portafolio de gran calidad y capaces de mostrar una complejidad hasta entonces no había sido vista en Chile.

La mano experta del enólogo Ricardo Baettig

Hace 11 años, Viña Morandé escogió al enólogo Ricardo Baettig como el profesional que mejor encarnaba el espíritu pionero de la bodega, con su larga trayectoria enológica en Chile y en el extranjero. Ingeniero Agrónomo y Enólogo de la Universidad de Chile, tiene un Magíster en viticultura y Enología en la Universidad de Torino en Italia, en donde ha asesorado a diversas viñas de las regiones de Toscana, Piemonte y Friuli. Hoy está a cargo de los vinos de Viña Morandé, incluyendo la línea Morandé Adventure y del ícono House of Morandé, imprimiendo su sello de innovación y excelencia que caracteriza a los vinos. Desde 2011, se desempeña como director de Enología de Viña Morandé.

“Nuestros vinos son el reflejo de nuestro permanente espíritu pionero. Nuestra inquietud de ir más allá, descubriendo nuevas cepas, fronteras y técnicas que nos permitan presentar un portafolio de vinos con una clara propuesta de calidad, innovación y vanguardia”.  Ricardo Baettig.

Para Viña Morandé, su filosofía se basa en un gran pilar, la calidad. Y esta se sustenta en los más de 1.000 reconocimientos que ha recibido en los principales medios especializados del mundo. Solo por nombrar algunos ejemplos, ha sido 4 veces elegida la Viña del Año por el medio norteamericano Wine & Spirits; Pablo Morandé fue reconocido como Winemaking Legend en el 2017 por Tim Atkin, y en Descorchados 2022 fue la primera viña chilena premiada con la mención Viña del Año, por su espíritu dinámico, aventurero y rupturista. Así también, su presencia en más de 53 países, le ha valido la confianza de millones de clientes, que la ven como una viña consistente, confiable y de gran calidad.

Es esta visión, la que Morandé ha impregnado en cada uno de sus vinos, haciendo un portafolio potente, innovador y de excelencia, que reflejan la mejor expresión de sus orígenes, terroir de los valles más reconocidos de Chile.

Si te interesa saber más, pregunta AQUÍ

Suscríbete a nuestras aventuras…

    Translate »