Sorprendentes lluvias de verano afectaron las zonas de viñedos en Chile

Las inesperadas precipitaciones que se produjeron en enero de 2021 afectaron principalmente la Zona Central de Chile. Ello, debido al aumento de los niveles de agua a medida que el sistema frontal se desplazaba hacia el norte, la principal zona de viñedos del país.

Por ejemplo, en la zona de Osorno, el agua caída durante la tercera semana de enero no sobrepasó los 5 mm. En Itata, en cambio, llegó a unos 10-15 mm. En el Secano Interior del Maule alcanzó unos 30-40 mm, y unos 60 -70 mm hacia la cordillera de esta región. Los valles mas afectados fueron Curicó y Colchagua, así como la pre-cordillera de estos valles y la del Maipo.

Dicho en otras palabras, para el sur fue beneficioso, especialmente para el Secano, cuyos suelos presentaban un importante déficit de agua. Pero en la Zona Central, las lluvias superaron los 100 mm, lo cual, en suelos pesados, es decir con alto contenido de arcillas, ha implicado una alta retención de humedad y consiguientes problemas de desarrollo de hongos.

Otro factor relevante que afectó la sanidad de la fruta, fue la carga de uvas por planta. Esta lluvia generó problemas en viñedos con mucha carga, arraigados en suelos pesados. Debido a que las precipitaciones estaban muy anunciadas, se tomaron diversas medidas preventivas, como el uso de fungicidas, lo cual ha ayudado a que esto no sea un problema serio hasta el momento. Más aún: las uvas solo presentaban una madurez incipiente y, por lo tanto, un bajo contenido de azúcar en las bayas, lo que no favorece el desarrollo de la botrytis.

Este verano ha presentado condiciones climáticas atípicas, con muchos días nublados y temperaturas inferiores a lo normal. No sería extraño que dicha inestabilidad atmosférica genere nuevas precipitaciones que afecten las principales zonas de viñedos de Chile, sobre todo aquellos plantados en las condiciones señaladas anteriormente.

Si te interesa saber más, pregunta AQUÍ

Suscríbete a nuestras aventuras…

    Translate »