Viña Morandé y la Sustentabilidad: Contribuyendo a un mundo mejor

 Para Viña Morandé, la sustentabilidad ha sido un pilar fundamental en el desarrollo de todas sus prácticas productivas. Desde sus inicios, este concepto ha traspasado todos los aspectos de su quehacer, los que abarcan el trabajo en los viñedos y en la bodega, además de la responsabilidad con sus colaboradores y entorno social.

Reconocida recientemente por ProChile como una de las empresas Champions de la sostenibilidad, en Viña Morandé nos orgullecemos de haber incorporado desde nuestros inicios estrategias y alternativas sustentables en todos nuestros procesos productivos. Debido a ello, fuimos la primera bodega chilena en suscribir el Código de Sustentabilidad en las tres áreas definidas por Vinos de Chile, Asociación Gremial que agrupa a los principales productores de vino del país. Dichas áreas dicen relación con los viñedos (área verde), la bodega (área roja) y la responsabilidad social (área naranja). En todos estos aspectos, Viña Morandé no solo ha cumplido con los estándares exigidos, sino que ha hecho grandes aportes al bienestar de la tierra y de las personas que trabajan en su entorno.

En el área de los viñedos estamos fuertemente enfocados en hacer un uso racional del agua. Para ello hemos implementado sistemas de riego tecnificado con el fin de disminuir su consumo, hacer un uso más eficiente de este vital recurso y obtener uvas de mejor calidad. Por otra parte, y conscientes de la necesidad de mantener un bienestar en el campo y en el entorno de nuestros trabajadores, solo utilizamos agroquímicos amigables con el medio ambiente. También reforzamos las buenas prácticas agrícolas a través de Agro Morandé, división que se ocupa de las zonas de protección y conservación de nuestros campos, especialmente en relación a corredores biológicos que permiten la libre circulación de animales silvestres a través de los viñedos.

En el ámbito de la bodega, nuestra principal preocupación es reducir nuestra huella hídrica y de carbono. La primera, mediante el uso racional del agua, desde la recepción de las uvas y el lavado de estanques y barricas, hasta otras aplicaciones específicas. En relación a la huella de carbono, en Viña Morandé hoy trabajamos con envases más amigables y livianos (Ecoglass) que nos permiten reducir el peso del vidrio y su impacto en el transporte de los vinos. También hemos incorporado energías limpias y renovables mediante la instalación de un gran número de paneles fotovoltaicos.

Finalmente, en el área de la responsabilidad social, en Viña Morandé hemos llevado a cabo diversas iniciativas de cooperación comunitaria, como distribuir cajas de ayuda cuando las circunstancias lo han requerido, o aportar un equipo de aire acondicionado para el colegio de Pelequén, pueblo en el que se ubica nuestra bodega. Pero también hemos asumido un firme compromiso con la campaña Wine in Moderation que potencia el consumo responsable de vino. Y nos sentimos especialmente orgullosos de Crea-Bus, nuestro programa más destacado. Este fue creado en 2013 con el objeto de apoyar al colegio de Pelequén en su programa de integración de niños con necesidades especiales mediante un taller de manualidades que recicla objetos del Centro Artesanal de Pelequén. Su sede es un antiguo bus restaurado y adaptado por un maestro mueblista de la zona, y los productos que elaboran los niños se venden a través de tres ferias anuales que gozan de gran aceptación.

Más allá de iniciativas específicas, agradecemos a nuestros colaboradores, quienes, en sus labores diarias, se han comprometido con una producción sustentable, limpia y respetuosa con el medio ambiente. Reconocemos la importancia de implementar estrategias que nos permitan adaptarnos a estos cambios que hoy impactan a las nuevas generaciones, quienes están eligiendo productos de manera más consciente y comprometida con la sustentabilidad.

Si te interesa saber más, pregunta AQUÍ

Suscríbete a nuestras aventuras…

    Translate »